Skip to main

Volar, correr o caminar

La segunda edición del Smart Talent Day contó con la presencia de Thomas Wallet, quien vino desde Argentina para brindar una charla sobre el manejo de los ritmos y tiempos personales.


“En mi primer trabajo había días en los que me dormía de cansancio por todo lo que hacíamos y otros en los que me dormía de aburrimiento por no hacer nada”, comenzó diciendo Thomas, francés radicado en Argentina que es coach integrante del movimiento Slow, desarrolla software y posee múltiples experiencias como organizador de comunidades y eventos ágiles. “Estaba un poco confundido con esos ritmos raros. Me recuerdo a mí mismo con cariño en esa confusión y me gustaría ayudar a mi yo del pasado, pero no puedo. Entonces lo que me propongo es ayudarlos a ustedes”.

Thomas explicó a los presentes cómo se debe actuar para dominar sus ritmos: “el primer punto es tomar consciencia de mi ritmo, tener una forma de pensar, de analizar cómo estoy llevando mis actividades y si está bien o está mal. Ese el primer paso para poder cambiar algo”.

“El segundo punto clave es adueñarme de mi tiempo, algo que conlleva decisiones y elecciones”, prosiguió. “Algunas son difíciles porque tengo un jefe que me dice que tengo que hacer eso, porque tengo que rendir un examen y es en una fecha, pero siempre puedo elegir. Un ejemplo es que me quedan 20 minutos antes de una reunión importante y puedo decidir meterme a leer mis mails, ver el Facebook, Twitter, Snapchat y ver qué pasa, o puedo parar la pelota y prepararme para esa reunión importante. Siempre es una elección y la hago yo”.

Sobre Slow, Wallet contó que es un movimiento, una forma de ver las cosas que nos invita a cuidar mucho nuestro ritmo y frenar. Invita continuamente a elegir el ritmo adecuado para lograr varias cosas, lo que no quiere decir frenar y hacer las cosas lentas, puede ser que en un momento sea ir más lento y en otro ir más rápido. “A veces si estoy corriendo todo el tiempo quizás logre objetivos en el corto plazo pero no voy a poder mantener ese ritmo. Eso es un poco la definición de Slow”, sentenció el francés.

“Cada uno puede encontrar su forma de hacerlo. Puede ser respirando, meditando, haciendo deporte, teniendo un tiempo donde no hago nada, escuchando música que me gusta, tomando un whisky tranquilo, sin nadie, hacer un asado, hacer yoga”.

Ya sobre el final de la charla Thomas invitó a los asistentes a hacer un ejercicio: “pongámonos de pie y proyectémonos en un lugar donde nos sintamos muy conectados con la naturaleza, por ejemplo montañas, el mar, el bosque, el pasto, etc. Si estoy en la montaña voy a sentir el viento frío en la cara, si estoy en la playa el calor de la arena en los pies, si estoy en un bosque voy a oler la humedad del musgo en las hojas, capaz que escucho unos pajaritos en mi cabeza, o las olas, traten de imaginar esta situación con los mayores detalles posibles”.

Luego pidió a algunos jóvenes que contaran a través del micrófono qué habían sentido, tras lo cual les pidió un aplauso para su primer momento slow. “Duró un minuto y medio pero es relajante. Dominar los ritmos tiene que ver con esos tres puntos: tomar consciencia de ellos, adueñarme de mis tiempos haciendo elecciones, e invertir en momentos slow que no tienen por qué ser grandes”, reflexionó.

Para finalizar propuso la siguiente lista:

  • Tomarse las cosas más slow
  • Estar presentes en lo que hacemos
  • Cuidar los momentos y disfrutar
  • Hacer las cosas que hagan bien

“Tomémonos el tiempo de perder nuestro tiempo, que nos lo merecemos”, cerró.

Accedé a las charlas del Smart Talent Day aquí.